IMG 8908

Alimentación sana, un aprendizaje para toda la vida

En la asignatura de Medi, este trimestre los alumnos de 2º de Primaria están aprendiendo algo tan significativo e importante como es saber alimentarse bien. Por una parte aprenden los distintos grupos de alimentos que hay (féculas, hortalizas, azúcares, verduras…) y por otra, los beneficios que conllevan cada uno de ellos. Así por ejemplo, ya saben que los hidratos de carbono les aportan energía; que las proteínas como la carne, los huevos, el pescado o los frutos sectos les hacen fuertes; que las verduras, hortalizas, las frutas y los cereales les dan vitaminas e, incluso, que hay algunos que son totalmente imprescindibles, como el agua. 

Para afianzar el aprendizaje positivo, se les enseña también a relacionar estos alimentos beneficiosos con sus preferencias. Un ejemplo fácil son los lácteos, que son tan buenos para sus huesos y dientes, ya que a casi todos les gustan los helados y el queso. 

De la misma manera, aprenden a discernir la comida sana de la que no lo es, aunque tenga buen sabor, como puede ser la comida rápida. También que hay grasas saludables y otras que no lo son, como el aceite de palma, la grasa animal o la bollería. 

Otra actividad relacionada con este tema y que realizan de forma cooperativa es buscar fotografías de alimentos en revistas y folletos, recortarlas y construir entre todos una pirámide alimentaria con subgrupos. Además realizan otros tipos de murales temáticos, de forma colaborativa en pequeños grupos, que luego se encargan de exponer frente a la clase, utilizando también el vídeo como soporte. 

En clase van rellenando también un dossier con cantidad de fichas, por ejemplo un ejercicio que propone formar parejas entre alimentos y conceptos como “es bueno comer 5 porciones al día”. Otra propone que los alumnos rellenen, con la ayuda de sus familiares, una tabla marcando lo que comen cada semana y en fin de semana (frutas, verduras, lácteos, huevos, cereales, pasta, arroz…). Con la estadística recogida, en clase realizan una gráfica de colores y la comparativa en relación a toda la clase.

Además de investigar, buscar información en distintas plataformas como internet, libros, revistas, televisión o preguntando a sus familiares, también reflexionan y extraen sus propias conclusiones, como por ejemplo: “Necesitamos los alimentos para vivir y pensar mejor” o “Tenemos que comer de todo para que el cuerpo crezca fuerte”.