IMG 4241

Psicomotricidad, diversión y aprendizaje

Una vez por semana, los alumnos de la Llar d’Infants, de P1 y P2, disfrutan realizando ejercicios de Psicomotricidad. Les encanta ver cómo las profesoras preparan el material específico para ello y en seguida se ponen a hacer cola frente a las colchonetas o distintos módulos blandos que tenemos para aprender a subir y bajar escaleras, saltar, rodar o hacer volteretas y “croquetas”, es decir rodar estirados en el suelo… 

Y mientras se divierten, están realizando un excelente trabajo para ir descubriéndose a ellos mismos, su cuerpo y posibilidades, a través del movimiento. Son nuevos aprendizajes motores y espaciales que les permiten conocer mejor su propio esquema corporal y trabajar la coordinación, el equilibrio y su postura.

Una parte de la Psicomotricidad la hacen a partir de la exploración libre y otra, guiada por Susi, Lorena y Jingle, que les proponen ejercicios de coordinación, como hacer la bicicleta estirados en el suelo; otros de equilibrio, como quedarse de pie con los ojos cerrados y sin caerse; correr; girar; gatear o arrastrarse por la pista. 

A estos pequeños les encanta saltar y el ejercicio que más les divierte es el de hacerlo dentro y fuera de los aros, con uno o los dos pies y siguiendo un minicircuito. También otros ejercicios con aros, cuerdas o pelotas, por ejemplo lanzando éstas hacia arriba, cogerlas con una o dos manos, chutarlas, hacerlas rodar como si fuera bolos o pasárselas a los compañeros. 

Además, en las dos clases las profes les proponen actividades por parejas, sencillas coreografías con música, ejercicios de coordinación e incluso el de imitar cómo se desplazan algunos animales. 

Y la clase termina siempre con unos ejercicios de relajación, respiración y masaje, que les encantan y les permiten “volver a la calma”, como se denomina en Educación Física, de forma tranquila y saludable.