Img 6182

Delicioso taller experimental del Ciencia y Chocolate

  For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

A todos los alumnos de Secundaria en general les gusta mucho ir a cualquiera de los laboratorios de nuestro colegio a realizar experimentos. Si a ello le sumamos que estamos en la Semana de la Ciencia y que ésta vez la propuesta de la profesora Carme Gironès era ir a realizar un Taller experimental en el Museo del Chocolate, la emoción fue aún mayor…

Distrubuídos en cuatro grupos, realizaron varios experimentos. El primero de ellos trataba de demostrar la densidad, que se utiliza para identificar las sustancias. Para ello cubrieron dos recipientes con agua, una natural y la otra con gas, y le añadieron una pastilla de chocolate. De esta manera pudieron comprobar como en la primera la pastilla quedaba debajo porque su densidad era mayor que la del agua, en cambio en la otra la densidad del gas era mayor que la del chocolate y mandaba la pastilla hacia la superfície.

El segundo experimento estaba relacionado con los cambios de estado y cómo una sustancia se puede transformar en otra distinta por reacción química. Para ello pusieron chocolate en un cazo y lo desahiceron directamente sobre el fuego. Como no lo hicieron al baño María, que es como la temperatura es más baja y uniforme, el chocolate se quemó y cambió su color, aspecto y aroma.

Otro cambio de estado, físico en este caso, fue el de pasar de una sustancia líquida a una de sólida y para ello llenaron unos moldes con formas de animales bajo la fuente temperadora… a la que también les fue permitido poner un dedo cada uno y saborear el chocolate. Después de este gran momento, les proporcionaron una fuente llena de hielo y unas mangas pasteleras llenas de chocolate, con las que tenían que dibujar sobre el agua a baja temperatura… De esta manera comprobaron cómo el chocolate se solidifica de forma distinta, del exterior hacia el interior.

Al final, una vez solidificados los moldes en el refrigerador, cada alumno se llevó de vuelta al colegio su animal de chocolate… y una deliciosa experiencia.