IMG 3442

La importancia de estudiar Latín

La periodista que lanzó la noticia al mundo sobre la renuncia del Papa Benedicto XVI lo hizo gracias a su dominio del Latín, ya que ella entendió lo que estaba anunciando y lanzó la primicia al resto del mundo. Este hecho pone de manifiesto, una vez más, la importancia que tiene el aprendizaje de esta lengua clásica.

Para nosotros que lo enseñamos, valoramos sobre todo que aprender Latín permite entender mejor nuestra propia lengua; facilita el aprendizaje de otras románicas como el italiano, el francés o el portugués; permite entender cultismos, neologismos y lenguaje científico o reforzar las estructuras gramaticales de cualquier lengua.

A raíz de la noticia del cambio de pontífice, los alumnos de Bachillerato que estudian Latín han trabajado a fondo las noticias relativas a la elección del nuevo Papa Francisco, haciendo especial hincapié en la terminología de la Iglesia. Además, han elaborado conjuntamente el siguiente escrito en el que los alumnos han puesto de manifiesto que el Latín continúa siendo una lengua viva por su presencia en la realidad actual: A priori parecía un día normal hasta que, ipso facto, una inesperada noticia lo cambió por completo.

Los telediarios nos transmitían un maremágnum de noticias que no se sabía si eran vox pópuli o procedían de fuentes fidedignas pero lo que estaba claro es que, urbi et orbi, hablaban de lo mismo: in extremis la abdicación del Papa. Se comentaba que ya hacía tiempo que tenía in mente abandonar el presente status y deseaba cambiar su modus vivendi. Esta noticia me dejó in albis: yo creía que per saecula saeculorum un Papa dejaba de serlo únicamente post mortem. Últimamente, con la elección de un nuevo Papa, es frecuente oír la expresión” Habemus Papam”.

A mí como estudiante de Latín, me sorprendió comprobar cómo tantísima gente utilizaba esta lengua como lo más normal del mundo. Para la elección del Papa es conditio sine qua non que la fumata sea blanca y para ello es imprescindible que se disponga del quorum necesario, que de facto, se tiene porque los votantes viven allí durante el cónclave. En conclusión, no deja de ser curioso como un hecho, relevante para algunos y no tanto para otros, ha unido a unos y otros a través del Latín. ¿No será que el Latín no ha dejado nunca de estar entre nosotros?.