IMG 4973

Una calmada y suave adaptación en la Llar

  For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Estas primeras semanas de curso son aún más especiales para los alumnos más pequeños del colegio. Y aunque algunos todavían entren en el aula con algún llanto -lo que es una reacción habitual a esta edad-, este estado de ánimo dura muy poco porque “Peixos” y “Cargols” ya empiezan a estar habituados al espacio, las profesoras, los compañeros, los nuevos juguetes, las canciones y primeras rutinas.

El espacio renovado de la Llar con un tono de pared más neutro, cálido y acogedor contribuye a la calma.  También el nuevo mobiliario de madera en lugar de plástico, como las plataformas móviles que estrenan estos días, ayuda a crear una buena atmósfera. Las profesoras les acompañan y guían con dulzura durante este proceso de adaptación, y el juego libre es su principal actividad. También la música, ya que muchos de ellos ya nos han demostrado que les divierte bailar…

Han empezado también algunas de las primeras rutinas como el “Bon dia”, a pintar y han conocido ya a su mascota, Lolo. Una serie de actividades que realizan de forma repetitiva para que adquieran confianza. A todos se les respeta su propio ritmo y al tener ahora los objetos más a su alcance pueden actuar con más libertad de movimiento y eligiendo ellos mismos según sus intereses.

En P1 el ritmo es aún más suave y los alumnos se mueven entre las colchonetas, el suelo, las hamaquitas y los brazos de las profesoras, que estos días les regalan una gran cantidad de cariñosos abrazos. Como material nuevo tienen plataformas y pequeñas instalaciones de madera que les proponen retos motrices. Han estrenado, también, un simpático mural en el pasillo de entrada, protagonizado por otro tipo de peces y caracoles. Una zona que se ha dinamizado también para favorecer la entrada y salida de los alumnos y cochecitos en horas punta.