Img 6523

Día de Laboratorios en la Semana de la Ciencia

  For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Un año más, ha llegado el Día de los Laboratorios, la jornada central de la Semana de la Ciencia de nuestro colegio, que tantos seguidores tiene entre nuestros alumnos. Para ellos, los profesores preparan sus laboratorios de Física, Química, Biología, Tecnología, Informática… con el material y nuevas ideas para que se diviertan experimentando y el resultado sea significativo.

Este año, además, hemos introducido un taller con una dinámica de juego muy interesante para ellos, que titulamos “Las islas de los cubos” ya que, divididos en grupos con alumnos de los cuatro cursos de la ESO mezclados, debían construir tantos cubos de 5 cm. como pudieran. El reto consistía en que a cada alumno se le imponía una discapacidad -tapones en los oídos para no oír, las manos inmovilizadas, poder utilizar sólo la mano derecha, no poder hablar…- y a pesar de ellas, debían conseguir la cartulina, el lápiz, la escuadra y el cartabón, celo, tijeras… todo el material que necesitaban para construir el cubo. De esta manera, y trabajando en equipo, tomaban una mayor conciencia de las discapacidades físicas y trabajaban su espíritu de superación.

La otra gran sorpresa era descubrir qué les había preparado en esta edición la profesora de Biología, Alicia Brunet. Partidaria de aprender anatomía a partir de la observación directa que propocionan las disecciones -de la misma manera que se realiza en la Facultad- y utilizando siempre especies criadas con ese fin, este año los alumnos tuvieron que disseccionar una pelophylax ridibundus o rana común. Tras una divertida introducción, en la que también repasaron la metamorfosis de la rana, Alicia y los alumnos de Bachillerato que ejercieron de ayudantes voluntarios, ofrecieron a cada alumno una de las ranas de ranuario y material quirúrgico para que procedieran a la dissección, con el fin de observar la anatomía del animal, con órganos muy similares al de los humanos.

Sorpresas también en el laboratorio de Química, donde a partir de una reacción rápida consiguieron un poliuretano termoplástico, que se utiliza por ejemplo para realizar suelas de bambas, aislante en la construcción, churros de piscina, cobertura interior de cascos de ciclista, etc. A continuación mezclaron luminol, agua oxigenada y una disolución de hierro y obtuvieron reacciones de quimioluminiscencia que, con la luz apagada, ofrecían increibles colores fluorescentes.

En el laboratorio de Física pudieron ver el efecto que generan las distintas ondas sonoras de diferentes músicas y las de las frecuencias puras de 200, 300, 500 Hz… Lo hicieron con el volumen bien alto y observando las bolitas de porexpan que había en el interior de un tubo Kundt. También jugaron a una especie de juego de mesa, en el que habían de sortear distintos objetos y un juego de espejos para conseguir dar con el láser en el centro de una diana. El tercer experimento demostraba la presión atmosférica y para ello colocaban una cerilla encendida dentro de un vaso invertido, en un plato con leche y colorante, de manera que ésta consumía el oxigeno del interior y el plato quedaba sujeto al vaso. También, el efecto ventosa que se creaban entre un vaso lleno de agua y un papel, que permitía que al girarse lentamente no se vertiera agua.

En el laboratorio de Tecnología, los alumnos disponían del material e instrucciones para crear un motor eléctrico de corriente continua o máquina simple eléctrica. Tras una breve introducción sobre el magnetismo y de recordar cuáles son las partes básicas de un motor (eje, estator, escombrillas, imán, generador…) analizaron cómo los imanes y la electricidad son dos fuerzas magnéticas que se repelen y, de esta forma, se consigue el motor.

Por último, los alumnos realizaron también un Taller de Matemáticas en el que se iniciaron a la programación informática a partir de un juego en el que habían de programar movimientos y acciones de robots virtuales, trabajando así conceptos como rutina principal y subrutinas.

Una jornada que confirmó también la hipótesis de que cada edición del Día de los laboratorios es aún más sorpresiva que la anterior, que incorporamos novedades como las nuevas tecnologías, y que nuestros profesores se superan año tras año… Gracias a todos.