La escuela dispone de cocina propia

Los menús están diseñados por nutricionistas y se basan en la dieta mediterránea y en la cocina de mercado y de proximidad. Contamos con proveedores homologados y realizamos controles sanitarios a diario. Nos adaptamos a dietas específicas, como por ejemplo en casos de alergias o intolerancias.

El comedor está vigilado por maestros de la escuela, que fomentan los buenos hábitos en la mesa y supervisan que los alumnos coman de todo y bien. El comedor es un espacio donde, además, los niños y niñas aprenden a comer con las normas de corrección en la mesa: el uso adecuado de los cubiertos y la servilleta,  saber esperar para empezar, permanecer sentado durante toda la comida, aprender a comer de todo aunque algo no les guste, etc. Todos estos son aspectos altamente educativos del comedor, a los cuales la escuela otorga una especial importancia.