IMG 3393

Aprendiendo a respetar la biodiversidad marina

  For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Los chicos y chicas de Primaria que participan en el Summer Life han realizado estos últimos días una interesantísima visita a la Fundación para la Conservación y Recuperación de Animales Marinos, situada en la playa del Prat del Llobregat. Las monitoras  del CRAM les explicaron qué especies y ecosistemas marinos están en peligro de extinción, las causas que los amenazan y las principales soluciones para la recuperación y conservación de la biodiversidad marina. 

Además de contarles qué hacen ellos como especialistas, invitaron a nuestros chicos a reflexionar sobre qué pueden hacer ellos, a su pequeña escala, por el medio marino. Un ejemplo muy claro es no tirar basura al mar… y ello incluye desde un palo de chupa-chup ya que les enseñaron un caso práctico donde una tortuga marina casi se ahoga porque el palo le quedó atravesado en la boca y le impedía cerrar la mandíbula hasta un anzuelo de pesca como pudieron ver en una radiografía de otra tortuga.

También les mostraron cómo es este animal marino por dentro y la curiosidad de que tienen unos pulmones enormes justo debajo de su caparazón, lo que les permite mantener la respiración debajo el agua hasta dos horas seguidas. A continuación, tuvieron la oportunidad de ver algunas tortugas nadando en sus piscinas de hivernación, como la Tortuga verde que aparecía en “Buscando a Nemo” y ahora en “Buscando a Dory”.

La segunda parte de la visita al CRAM consistió en una práctica en la playa en la que les enseñaron cómo reaccionar de forma correcta si alguna vez se encuentran en la playa a un animal marino varado. Para ello les dividieron en distintos grupos con petos y tareas distintas: desde los que divisaban el animal herido y llamaban al teléfono de emergencias 112, los avisadores voluntarios de la zona y los veterinarios del CRAM, que tenían que proteger al animal del sol, hidratarlo, comprobar en qué estado se encontraba y trasladarlo hasta su centro para la recuperación antes de devolverlo al mar.