Artefacto de la comprensión con el Plato saludable de Harvard

Este año, en clase de 2º de primaria han centrado la unidad de los alimentos en la rutina conectar-extender-desafiar, que a su vez ha ido desglosando y encadenando otras rutinas. El primer paso ha sido activar los conocimientos previos de los alumnos sobre los alimentos, a partir del “hablando con tizas”. 

A continuación han extendido lo que sabían utilizando diferentes hábitos de mente com indagar, descubrir complejidad, sintetizar, explicar-organizar, encontrar equilibrio, controlar impulsividad y razonar con evidencia. Se han distribuido en grupos de 4 alumnos y con las conclusiones de su estudio, han categorizado la información y hecho conexiones entre las diferentes tipologías de alimento, su origen y principal aportación. 

En la parte de desafiar, Dolors ha introducido el “Artefacto de la comprensión”. Esta rutina de pensamiento consiste en producir algún elemento que haga evidente que se ha comprendido el aprendizaje. En este caso, ha propuesto a los alumnos crear un menú saludable, de forma individual o en grupo, y presentarlo al resto de la clase. 

Para ello han tenido que seguir las directrices del “Plato saludable de Harvard”, que ha reemplazado la famosa pirámide alimenticia. A diferencia de ésta que situaba a los cereales en la base, la Harvard Medical School da mayor protagonismo a las frutas y verduras. Además, realiza una distribución muy gráfica de un plato, donde la mitad está destinada sobre todo a las verduras (cuanta más verdura y más variada, mejor) y a las frutas (muchas y de distintos colores). La otra mitad del plato se divide entre cereales, sobre todo integrales (pasta, pan y arroz) y proteínas vegetales como el pescado, las aves, las legumbres y los frutos secos. Los aceites saludables, beber agua y mantenerse activo completan este menú saludable por excelencia… y que los alumnos de 2º ya han interiorizado de por vida.