Un inicio del curso más Sostenible

Lo que más ha caracterizado el inicio del curso 2022-2023 ha sido la fluidez con la que lo hemos materializado. Por fin, el contexto nos ha permitido volver plenamente a nuestra esencia, dinámicas y rutinas con libertad de acción. Y en eso, el inicio del curso ha sido un buen indicador ya que se ha desarrollado de forma tranquila, escalonada y muy organizada.

Empezar así el curso nos ha sentado bien a todos y nos ha permitido que, a finales de septiembre, ya hayamos tomado velocidad de crucero. Este ritmo sostenido tiene también un reflejo en el primer proyecto de escuela del curso, dedicado a la Sostenibilidad, como puede empezar a apreciarse en el gran mural del Hall, con las primeras documentaciones como “Demasiada Basura” o “Demasiado humo” y otras derivadas de actividades de impacto como ver un documental acerca de los residuos y artefactos de la comprensión.

Como anunció el director Jordi Casas al inicio del curso, entramos a formar parte de la red de escuelas + Sostenibles. Esto implica demostrar nuestro compromiso y actuar con criterios sostenibles, y de las dos cosas ya tenemos evidencias en las aulas de primaria donde los alumnos lucen distintivos con los diferentes cargos de protectores de agua papel, energía y el “reciclator”. De esta forma entienden a actuarlo en el día a día y la trascendencia de sus acciones, por pequeñas que parezcan.

Además, tenemos objetivos de escuela para generar el mínimo impacto ambiental posible. Empezamos de forma gradual con la gestión de residuos, el control de consumo de recursos como el agua y la electricidad, y organizando un “escamot” es decir una banda ambiental para detectar problemas y aportar soluciones. Para la gestión sostenible de residuos y convertirlos en abono, hemos distribuido diferentes contenedores de orgánico en los pasillos, cerca de las aulas y en la cocina que, periódicamente, una empresa externa recoge para continuar el proceso hasta que estos residuos vuelven a la tierra como nutrientes. En este sentido, durante la próxima Semana de la Ciencia, los alumnos participarán en un taller en el que podrán ver la materialización de todo este proceso, es decir, tendrán la evidencia de cómo están aportando al medio ambiente.