Una suma de las mejores metodologías

La aplicación de nuestro proyecto educativo en el aula es una suma de diferentes metodologías que han evolucionado de forma paralela en la escuela, el mundo educativo y la sociedad. Además, el actual equipo directivo está caracterizado por su talante abierto y receptivo con otros modelos educativos internacionales y, sobre todo, con la Cultura de Pensamiento, que llega como evolución lógica de nuestra trayectoria.

Otro ejemplo reciente es el viaje de estudio que un equipo de la escuela realizó a Finlandia en el año 2013. El objetivo de esta delegación era comprobar in situ por qué el sistema educativo de este país nórdico se sitúa entre los mejor valorados en las pruebas PISA de la OCDE.

En el reportaje siguiente podéis ver la visita de este grupo de profesores a diferentes escuelas, institutos y universidades de Helsinki, con entrevistas e interesantes intercambios de información

A raíz de la experiencia que muestra el reportaje, nos reafirmamos en que estábamos trabajando en la dirección correcta hacia un modelo de escuela inclusiva y comprensiva, con un tipo de enseñanza flexible y competencial, recursos a la altura y un profesorado altamente cualificado. El viaje de prospección sirvió, además, de inspiración para adaptar un Plan de Innovación Educativa (PIE) a nuestra escuela, con las acciones siguientes:

  • adaptar la duración de las clases según la edad de los alumnos
  • hacer descansos cerebrales
  • aumentar el número de zonas de distensión
  • fomentar el trabajo cooperativo y colaborativo
  • mayor incidencia en el aprendizaje competencial
  • dinamización de las aulas
  • cambios en el sistema de evaluación
  • incremento del fomento de la lectura
  • actualización de las normas de convivencia dentro de la escuela
  • agrupación flexible de los alumnos en determinadas asignaturas
  • protocolo de actuación en casos de TDA-H, dislexia y altas capacidades
  • nuevos recursos pedagógicos y material interactivo
  • ampliación del cuadro de profesorado

Fomentamos el amor por el aprendizaje

La metodología de nuestra escuela es constructivista y vivencial. Sitúa al alumno en el centro del aprendizaje y lo hace totalmente partícipe. Además, el hecho de ser una escuela de una sola línea nos permite tener en cuenta las capacidades y las habilidades de cada alumno en particular y atender los diferentes perfiles, ritmos, intereses e inquietudes.

De la misma manera, ofrecemos la opción de la tutoría compartida, que promueve reuniones a tres bandas en las que participa la familia, el alumno y el profesor implicado. Estas reuniones están muy bien valoradas por la complicidad, la proximidad y la sensación de equipo que se crea, y se suman a las más tradicionales entrevistas con el tutor del alumno, que siempre están accesibles a las familias.

Este desarrollo del potencial del alumno se inicia ya en la etapa infantil, a partir de los programas que estimulan los diferentes tipos de inteligencia y las ganas de aprender

Según nuestro criterio, el resultado es una suma de las mejores estrategias metodológicas que existen actualmente, que incluyen el trabajo cooperativo, colaborativo, por proyectos, EMAT y Ludiletras hasta ajedrez, robótica y programación, educación física, hábitos saludables, etc.

Siempre se trabaja en un ambiente de serenidad y cordialidad, que favorece aún más un tipo de educación integral que ayuda a los alumnos a formarse como personas con recursos, confianza, seguridad, autonomía, sensibilidad, imaginación, empatía, creatividad, respeto, solidaridad, generosidad y una buena gestión emocional.