Los alumnos de la llar experimentan la ‘coberta verda’

Durante esta Semana de la Ciencia, todas las etapas -desde la llar hasta bachillerato- realizan cada día experimentos adecuados a su edad y conocimientos. Siempre son estimulantes para los alumnos, pero este año aún lo son más los que se hacen en la ‘coberta verda’… De esta forma, el nuevo jardín elevado del colegio se convierte, ya oficialmente, en una extensión de las aulas y  en una increíble plataforma de nuevos aprendizajes. 

Los primeros en experimentarlo han sido los alumnos de la llar d’infants, que han subido a escuchar el cuento “En Bernat, el Científic despistat”. Junto a las tutoras, la profesora auxiliar y la profesora nativa inglesa han ido siguiendo las peripecias de este científico, que vivía en lo alto de un edificio del Eixample barcelonés, en una zona que él llamaba “La coberta verda”. 

Con esta adaptación del cuento, las profesoras han introducido el nuevo espacio verde de la escuela y el experimento de “las naranjas flotantes”. En un frasco de agua han podido observar que, según el científico Bernat, una naranja sin piel flota más que la que tiene piel, y que la piel por sí sola flota más que la naranja. 

Al acabar el experimento, los alumnos quisieron regar el olivo con el agua sobrante y comerse las naranjas en los bancos de madera y sobre el césped, mientras les tocaba el solecito de la mañana. Antes de bajar a su clase, las profesoras les enseñaron a tocar y oler las plantas aromáticas que rodean el jardín de esta terraza de la coberta, por lo que la experimentación fue más natural y sensorial que otras veces y, en consecuencia, el aprendizaje fue más significativo.