Más clases y de todas las asignaturas, en la coberta verda

En nuestra escuela, además de ventilar las aulas como medida de prevención de la Covid-19, lo que hacemos en muchas ocasiones es plantear la clase directamente en “la coberta verda”. Una zona verde de 400 m2 que se ha convertido ahora en la mejor extensión de las aulas y del patio. En el blog os ponemos como ejemplo las diferentes sesiones propuestas por las profesores de infantil, primaria y ESO, durante la pasada Semana de la Ciencia.

Los alumnos del parvulario ya están acostumbrados a subir por las tardes a realizar diferentes tareas, desde comprobar que no haya especies invasoras en los vegetales del huerto a actividades creativas o a partir de la Cultura de Pensamiento. En las fotos que acompañan este post se les ve escuchando a Carlota mientras les contaba el cuento-biografía de la científica y presidenta de la Isla Mauricio, Ameenah Gurib-Fakim, quien de niña quería aprender todo sobre las plantas, a las que consideraba sus amigas. A continuación arrancaron hojitas de “la coberta” y, en su aula de natura, las pegaron en un diario y dibujaron a su manera. 

Con mayor precisión las ilustraron los alumnos de 1º de ESO, a propuesta de su profesor de Método Científico, Bernat Romaní, quién previamente les había explicado la importancia de observar, tal como hacía el Premio Nobel de Medicina, Santiago Ramón y Cajal. Una vez observadas todas sus partes, debían plasmarlas como ilustración botánica, es decir representando fielmente la forma y los detalles de las diferentes especies de planta, consiguiendo un detalle mayor que la fotografía. 

Los alumnos de 6º de primaria se reunieron en el jardín de “l’olivera” para realizar una lectura compartida de los microrelatos que habían escrito en clase de Lengua Catalana para practicar la expresión escrita y el uso de las conjunciones como conectores. Mientras tanto, los de 3º culminaban la unidad que han estudiado este trimestre sobre las plantas, rodeados de ellas. En este escenario tan real, repasaron todo lo aprendido: tipos de plantas, partes que la forman, cómo se alimentan y reproducen… y, para hacer la documentación, diseccionaron una flor, con el tallo, los estambres, el polen, etc. A partir de la Rueda de la Indagación se preguntaron si una planta puede crecer aunque no le toque el sol y colocaron semillas de lenteja encerradas en una caja y compararán el crecimiento con otras semillas que sí que pueden realizar la fotosíntesis porque están en el exterior.

Sus compañeros de 4º utilizaron los iPads y “la coberta” para aprender a  situar los puntos cardinales y a calcular el rumbo hacia una dirección concreta. En este caso, los monumentos que tenían que encontrar desde nuestra azotea y situar en las coordenadas eran la Plaza del Rey, el castillo de Montjuïc y el Tibidabo. Y, los de 2º aprovecharon el ambiente distendido que se crea en allí arriba para acabar la unidad sobre “Cómo cambiamos”, jugando a un juego de mesa creado por los propios alumnos con las llaves de pensamiento. En concreto, utilizando la llave del punto de vista cada uno debía responder a las preguntas actuando desde la etapa vital que había investigado los días previos, en clase. 

Y es que “la coberta” invita al juego y a actividades deportivas más sosegadas, como la expresión corporal o el yoga. En la galería de fotos se ve a alumnos de 3º de primaria realizando las “asanas”, posturas como la del árbol, serpiente, elefante, flamenco… que tienen explicadas en el iPad y que realizaron con mucha consciencia y el acompañamiento de Ibon. 

Otras actividades más que se realizaron de forma simultánea, ya que la extensión de la cubierta y sus diferentes terrazas lo permite, es la lectura compartida de 1º de primaria sobre la inventora de la linterna térmica, que utiliza el calor del cuerpo humano en vez de baterías, Ann Makosinski. Con sus iPads, los alumnos buscaron en ‘Google images’ la foto de la joven de 15 años y, tras analizar su historia con la rutina de Pensamiento de los puntos de vista, escribieron sus propios titulares a partir de lo que más les había sorprendido.

A otro nivel y en clase de Matemáticas con Jordi Casas, los alumnos 4º de ESO estuvieron observado en sus iPads las gráficas de temperatura, humedad, la velocidad y dirección del viento, la presión atmosférica, la lluvia y la radiación solar de la propia estación meteorológica de “la coberta verda”. También compararon los datos respecto a la radiación solar con los datos de generación de electricidad de las placas fotovoltaicas que ahora hay en lo alto de nuestro edificio. Y comprobaron como todos estos datos que se generan desde nuestra escuela se vuelcan en la página de Weathercloud, contribuyendo así a la ciencia ciudadana.